Los casos más polémicos en la comunidad

IMG_3583

Un vecino molesto, falta de colaboración, acceso a una vivienda por un tema comunitario, desarrollo de actividades comerciales en casa… A veces, las reuniones de vecinos se convierten en una situación peliaguda por la falta de cooperación.

Las juntas de propietarios pueden dar paso a un campo de batalla o a un mero enfrentamiento dialéctico del cual todos salen bien avenidos y con la intención de dar solución a los problemas que se presentan. Estas situaciones completamente contrarias entre sí son comunes dependiendo de los vecinos con los que tengamos que tratar o el problema que se presente, pero todo tiene solución, y enfocar adecuadamente su resolución será básico.

Hoy, te presentamos los cinco peores casos a los que una comunidad de vecinos debe enfrentarse. ¿Alguno de ellos te resulta familiar?

Los cinco peores problemas para una comunidad de vecinos

#1 Rehabilitación de edificios o de elementos comunes

Tengamos que instalar un ascensor, reformar la escalera o acceder a una bajante el precio de la derrama suele ser un tema candente en la junta. Con respecto a los ascensores, el coste es siempre condición sine qua non para ponerse de acuerdo, por lo que es importante convencer a aquellos menos dispuestos de la necesidad de las plantas superiores y de la seguridad de un buen trabajo de instalación. Si hay vecinos mayores de 60 años o con discapacidad existe obligatoriedad.

#2 Reformar o solucionar problemas generales

Para otros elementos comunes, los vecinos tienen la obligación de permitir el acceso a su vivienda si se requiere, y lo mejor es tener presente que el seguro cubrirá el coste de los daños derivados para evitar problemas.

#3 Vecinos molestos

Aquellos que griten sin parar, que hacen obras en su hogar sin permiso, que tienen una actitud insalubre o cualquier otra razón que afecte negativamente a la comunidad pueden enfrentarse a un juicio por parte de los vecinos: lo mejor, pactar entre todos y, antes de emprender acciones legales, dialogar.

#4 Actividad profesional en el domicilio

Si los estatutos no lo prohíben, se pueden realizar actividades profesionales con los mismos derechos y obligaciones que el resto de los vecinos: si quiere cambiarse esta norma, debe aprobarse en junta por unanimidad.

#5 Obras de mejora y obras necesarias

Para evitar discusiones acerca de esto, lo mejor es, de nuevo, instar al diálogo, teniendo presente que las obras necesarias (saneamiento, por ejemplo) son de obligado pago, y las mejoras que sumen más de tres mensualidades permiten a los vecinos abstenerse.

¿Consideras que podemos alargar la lista?

rehabilitación de edificios